Las condiciones de trabajo referidas a seguridad social, higiene, y beneficios económicos

Las condiciones de trabajo referidas a seguridad social, higiene, y beneficios económicos de los profesionales de la enfermería venezolana, han venido atravesando un continuo y creciente deterioro, lo cual además de afectar su calidad de vida y bienestar, sepulta el avance que durante años fueron alcanzando como parte de sus derechos laborales. El caso del estado Carabobo es semejante al resto del país. Al mismo tiempo, se evidencia en la actualidad el deterioro progresivo y el escaso mantenimiento preventivo y correctivo de la infraestructura de los centros asistenciales (hospitales y ambulatorios) del estado. Agravando esto, las condiciones en que los profesionales de la enfermería prestan el cuidado a los pacientes y la salud de todos.

Cabe también mencionar, la negación reiterada y persistente en la discusión de la convención colectiva de trabajo, que en el caso de la Fundación Instituto Carabobeño para la Salud (INSALUD), la cual fue ordenada por la Inspectoría de Trabajo Cesar Pipo Arteaga desde el año 2014, y hasta la actualidad sigue en espera.

De igual manera, están otros conceptos en espera de gestión, como:

● Corrección de déficit de enfermeras(os).

● Los procesos de jubilación a los profesionales que han cumplido los criterios de edad cronológica y años de servicio

● Congelamiento en la incorporación de nuevos ingresos.

● Déficit de transporte institucional.

● Programación de suministro de gasolina al personal de salud de manera equitativa.

Los aspectos anteriormente descritos forman parte de los factores que han influido directamente en la grave situación en la que hoy se encuentran los profesionales de enfermería del estado Carabobo y que sirve de antecedentes para comprender la difícil situación en la cual tienen que laborar, dado que en la actualidad se ha incrementado un 70% el déficit de enfermeras (os) por centro de salud, especialmente en las áreas críticas y de especialización, que en un inicio, tuvo como característica principal el proceso migratorio a otros países pero en la actualidad un alto porcentaje ha renunciado para desempeñar un oficio, dado que le provee mayores ingresos económicos que los derivados del sueldo y/o salario y le permiten desde el punto de vista económico garantizar la manutención del grupo familiar.

En los actuales momentos de siete meses de haber decretado en el país la pandemia Covid-19, la situación paso de ser critica a caótica, ya que se incrementó el déficit de enfermeras (os) sumándole nuevos elementos, como la sobrecarga de trabajo, originándose reposo médico, que intensifica el déficit de talento humano, agotamiento físico y psicológico, lo cual a pesar de haberse implementado modificación en los horarios de trabajo habituales, a jornadas de 24 horas continuas por 72 horas libres, el poco personal existente continua con exceso de trabajo dado al incremento de los pacientes que solicitan atención, e ingresan a las distintas dependencias de la red sanitaria hospitalaria, y de manera especial a las nuevas áreas para la atención de pacientes con diagnostico Covid-19. Aunado a ello se han incrementado como elementos desfavorables la criticidad de la situación, de los siguientes aspectos:

● Deficiente e inadecuada dotación de equipos de protección personal y bioseguridad (EPP), especialmente en los establecimientos ambulatorios, en los cuales hay algunos que registran ausencia total de dichos insumos.

● Irregularidades y ausencia en el suministro de agua, a los establecimientos de salud, especialmente a las unidades de cuidados intensivos, quirófanos, atención materna infantil.

● Deficiente e irregular en dotación de materiales, equipo, productos químicos como soluciones de hipoclorito al 01%, gel con alcohol al 70%, para la limpieza minuciosa, higiene, desinfección periódica del material médico quirúrgico, las áreas físicas hospitalarias y los puestos de trabajo.

● Ausencia de la dotación de dispositivos para la medición de la temperatura corporal a los usuarios y pacientes de los centros de salud.

● Obsolescencia y déficit en materiales médicos quirúrgicos como: cajas quirúrgicas, esfingomanómetros, bombas de infusión, carros de paro, incubadoras

● Ausencia de material de papelería para los registros de las anotaciones de enfermería, control de tratamiento, historia médica entre otros.

Por la Junta Directiva;

Presidente, PhD. Julio García /Secretaria Lcda. Mayela Páez